Destino y oportunidades coyunturales políticas pc 29 laguna
Opinión

Destino y oportunidades coyunturales políticas

Por Luis Alberto Vázquez

Los antiguos no conocían y menos creían en las inalterables “Leyes naturales”. Justificaban acontecimientos que normalmente no hubiesen ocurrido como sucedieron atribuyéndolos al destino o azar; suponían que los dioses se divertían usando a los humanos como títeres sin voluntad propia y cuyas acciones eran inevitables y determinadas de manera irremediable e inmodificable.

Aunque subsisten personas con aquellas creencias, hoy pocos las aceptan palmariamente; entonces, si no creemos en el fatal porvenir; ¿Cómo explicamos hechos que pudieron tener resultados diferentes, según análogos orígenes de sus causas? Algunos que, por lógica científica, nunca debieron acaecer en la forma y momento en que sobrevinieron; sin azar o suerte, pero reales.

Ningún historiador serio que se respete a sí mismo como investigador confiable que basa sus corolarios en principios científicos, puede aceptar un trascendido explicado por algún “si hubiera”; muchos se mofarían de él, pero que interesantes y hasta divertidos resultan miles de acontecimientos si los analizáramos bajo esa perspectiva: Vr.gr. “Si Hidalgo =hubiera= tomado la ciudad de México aquel 30 de octubre de 1810 tras la batalla del Monte de las Cruces; la guerra de independencia solamente =hubiera= durado 45 días y él se =hubiera= coronado emperador de la Nueva España”. Todo esto como mero ejemplo de esos =hubieras=.

Pero ¿y si giramos 180 grados ese supuesto y nos inclinamos al “y si NO se hubiera”? ¿Podríamos aceptar que existen oportunidades tan sensibles y trascendentes que se confunden con suerte y/o destino? Quiméricas circunstancias devenidas de singularidades de la geopolítica que afectaron a México, pero tuvieron su causa en momentos coyunturales en que la voluntad mexicana no existió ni influyó en lo más mínimo, pero si trastocó su vida histórico-política.

Queda siempre el “libre albedrío” como juez de cada acción, invariablemente afectado por eventualidades y adversidades ajenas a la voluntad del imputado; así se presenta la Moira Átropos con su tijera y corta el hilo existencial de Benito Juarez muy oportunamente para que su memoria quedara indemne como dictador y dejó la trenza de Porfirio Díaz muy larga.

Inferir un hecho que va a suceder es racional; aprovechar circunstancias contingentes en su momento preciso y exacto es casi profetizar éxitos que pudieran considerarse dudosos bajo otros aspectos; no esperar que suceda un milagro, sino jugar con las cartas que el “destino” reparte y lograr abrazar a la “suerte causal” en sus provocaciones históricas y políticas. Veamos brevísimos ejemplos:

Hispanoamérica iba a independizarse tarde o temprano: ¿Por qué todos los movimientos insurgentes arrancaron hacía 1810? Si Napoleón Bonaparte “no hubiera” invadido España, estos se habrían atomizado por regiones y eso habría retardado dicha liberación.

1816 Agustín de Iturbide es acusado por expoliación en Celaya; desprestigiado se le separa del cargo y queda bajo proceso inquisitivo. Poco después Rafael del Riego, comandante militar en España obliga a Fernando VII a firmar la constitución de Cádiz, Los ricos peninsulares conjuran en la Profesa separar la Nueva de la Vieja España y crear un imperio hispano en América: Iturbide es perdonado y elevado a comandante, aprovecha crear el Plan de Iguala, declarar la independencia y convertirse en emperador de México; “Si Riego NO hubiera…”

1867, La Intervención francesa en México ha causado miles de muertes y las posibilidades de éxito de los republicanos parecen escasas. Justo termina la Guerra de Secesión en USA y Prusia amenaza a Francia con invadirla, Napoleón III retira sus tropas en México para defender su patria y Lincoln envía armas a Juárez. “Si Bismarck NO hubiera…”

Lectura recomendada | Multiculturalismo: derecho de los pueblos

1938, Hitler anexa Austria a Alemania nazi y ocupa Checoslovaquia; El mundo está al borde de la Segunda Guerra Mundial. Lázaro Cárdenas expropia el petróleo mexicano a empresas gringas e inglesas. Gritos de los desamparados por sus propias naciones que veían más peligro en Europa que en México, donde sólo los traidores nacionales siempre protestan.

2022, Europa enfrenta grave crisis de combustibles fósiles; su principal fuente energética; la plutocracia rusa provoca guerra. USA vive una terrible depresión económica y política; China progresa económicamente, pero sufre vicisitudes de salud. México busca caminar y deshacerse de rémoras espeluznantes en lo social, económico y político. ¿Podría aprovechar estas circunstancias mundiales para solidificar su soberanía energética e hídrica gracias a esos “si no hubieran”?

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.