Política, democracia, participación ciudadana son, pero no están

Por Moisés Picazo

Esto concuerda con lo expresado por el Doctor en Derecho Eduardo López Betancourt, en una plática en la Ibero Torreón: “Tenemos un Estado de Derecho, pero no vivimos un Estado de Derecho», y se pone de manifiesto ahora más que nunca gracias a las “benditas redes sociales”.

Ejemplos: en un chat de personas mayores algunos manifestaron  ”si aquí se habla de política, nos retiramos de este grupo, pues aquí no se debe hablar de política”; en otro grupo: “es que el INE les reparte  dinero a manos llenas a los partidos políticos”; y otros afirman “es que el INE hace fraude electoral”; otros más como la CNDH y organismos de la sociedad civil: “solo defienden a los delincuentes”, y otros comentan que el ejército debe actuar en la seguridad pública, o sea, hacerla de policías.

EL FRAUDE ELECTORAL NO ES DELITO (Ley general en materia de delitos electorales), el INE no puede alterar un acta, ni puede anular una casilla o una elección, ni puede comprar votos, y menos inducir para que un partido o ciudadano vote en cierto sentido, no maneja dinero, ni les da dinero a los partidos”. Y así podríamos continuar, con una serie de leyendas urbanas o díceres de la gente, que el mismo gobierno o partidos difunden no irresponsablemente, sino intencionalmente. Para detalle de esto, ver artículo El INE NO DA DINERO A LOS PARTIDOS NI DECIDE QUIÉN GANA UNA ELECCIÓN”. Moisés Picazo publicado en Red es Poder.

Lo preocupante es que no tenemos mentalidad de ciudadanos y nos han hecho analfabetas cívicos, pues si no conocemos nuestros derechos o si simplemente ni siquiera sabemos que los tenemos, ¿cómo podemos exigirlos? Vuelvo a citar la frase del Marqués de la Croix, Capitán General de la Nueva España y Virrey de la misma: “De una vez y para lo venidero deben saber los súbditos que nacieron para callar y obedecer y no para discutir y opinar de los altos asuntos de gobierno” hace ya más de  250 años.

Solo recuérdese que los funcionarios públicos o gobernantes, empezando con el presidente de la república y terminando con el último burócrata, no pueden hacer nada que no esté previsto en las leyes correspondientes, muy al contrario de nosotros los ciudadanos que tenemos toda la libertad dada por la constitución, siempre y cuando no violemos las normas establecidas o afectemos los intereses de terceros, como dice Gabriel Said “ellos nos deben hacer los mandados a nosotros, no nosotros a ellos”, somos mandantes y ellos son mandatarios (mandaderos).

Veamos, ¿quién hace las leyes por las cuales nos manejamos, por las cuales se rigen el gobierno y los organismos públicos? Pues les tengo una mala noticia, las hacen los partidos políticos, por medio de sus legisladores (no nuestros), diputados federales,  estatales y senadores, y sigue vigente la frase “se acata pero no se cumple”. No olvidemos que los políticos y sus partidos hacen sus leyes para despacharse con la cuchara grande y no les importa ni el país, ni el pueblo, ni los pobres, y al contario, no quieren acabar con la pobreza, solo administrarla para que sigan votando por ellos.

Nos engañan con aparentes leyes que solo existen y las aplican para su beneficio, como se mencionó, el fraude electoral no es un delito y menos grave, (vean la Ley General en Materia de Delitos Electorales, 26 artículos), la corrupción tampoco es delito, el robo de fondos públicos no es delito grave, le llaman peculado.

Desde el siglo V a. de C., que se popularizó con la obra de Aristóteles “Política”, se puede tener la seguridad de que en ninguna obra o tratado se le da la connotación de política a la mexicana, ahí les van una cuantas muestras de lo que no debe ser la verdadera política: “Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”, “El que no tranza no avanza”, “Haga obras, pues de la obra lo que sobra”, “La corrupción somos todos” “La moral es un árbol que da moras”.

Otro ejemplo, no conocemos que tenemos derechos humanos, y sus características; por ejemplo, no ejercemos el derecho a la información, que es nuestra, no de ellos.

Espero haya oportunidad de ir combatiendo estos mitos y fantasías de nuestra realidad política, democrática y social pues aún tenemos leyes e instituciones que sobreviven con cierto grado de autonomía, y podremos dejar de ser analfabetas cívicos. Citando a Abraham Lincoln: “Puedes engañar a todos algún tiempo y puedes engañar a algunos todo el tiempo, pero no puedes engañar a todos todo el tiempo”.

Facebook: Participación Ciudadana 29 Laguna

Twitter: @pc29laguna

Página web: pc29laguna.org.mx

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: