La transformación necesaria

Por Patricia Vargas Bryan

A partir del primero de diciembre del 2018, México entró en un nuevo momento político e institucional que ha encontrado tanto aliados como detractores en una dinámica igual o muy parecida a las anteriores. Sin embargo, el nivel de aprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador ha colocado a la oposición y voces críticas en una tela de juicio que raya casi siempre en la acusación por una supuesta falta de patriotismo, o supone que existen fuerzas e intereses oscuros detrás de cada cuestionamiento a las medidas emprendidas por el gobierno federal.

La sociedad civil organizada, especialmente, ha sido blanco de ataques por parte del presidente y sus fanáticos, en redes sociales y otros espacios de opinión, bajo el argumento de que son corruptas (todas), son fifís (todas), son brazos políticos de partidos de derecha (todas), y son malas (todas). Pese a las precisiones que ya han publicado en estos meses representantes de ONG en todo el país, la opinión pública pareciera seguir ignorando la diversidad de temas y problemáticas que atienden (desde asistenciales, atención a personas con discapacidad, de construcción de ciudadanía, de prevención de violencia, de acompañamiento a víctimas, defensa de derechos humanos, etc). También es necesario comprender que las fuentes de financiamiento de la mayoría de las organizaciones son privadas, a través de donativos, o que concursan por recursos ante fundaciones nacionales o internacionales para llevar a cabo sus proyectos.

Hoy compartimos un momento y espacios aptos para la reflexión y la toma de acciones concretas. La cuarta transformación no lo será sino con la participación de enfoques diversos. La sociedad necesita reconocer su capacidad de análisis, de organización e incidencia para evitar que una fuerza política vuelva a tener el papel protagónico y autoritario que llevó a nuestro país a la simulación democrática y las crisis sociales que lastimaron nuestra capacidad para desarrollarnos.

La corrupción, la desigualdad social, la escasez y precariedad de servicios educativos y médicos, la violencia e inseguridad, no serán erradicadas ni medianamente mitigadas por efecto de decretos. Para atender los problemas del país, el país nos convoca a todos. Para evaluar y proponer rutas viables en todos los temas, se requieren enfoques no sólo diferentes sino opuestos. Para gobernar en estos tiempos a México y los mexicanos necesitamos funcionarios y servidores con capacidades finas de mediación y talento para articular espacios de diálogo. Igual en el ámbito municipal que en el estatal y federal, quienes ocupen cargos públicos no tendrán ya nunca a su cargo ciudades de súbditos, ni ciudadanía silencia.

Desde PC29 Laguna seguimos extendiendo la invitación a sumarse a cualquier ciudadana o ciudadano con disposición para colaborar en la construcción de una comunidad exigente con sus gobiernos y propositiva con su entorno. El combate a la corrupción seguirá siendo, desde nuestra trinchera, la principal bandera y razón de ser de nuestro esfuerzo. La nuestra no es una posición de enfrentamiento, sino un cuestionamiento ciudadano dispuesto a la suma de capacidades para enfrentar los retos nuevos y los viejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: