Una estrategia diferente para revertir la tendencia de destrucción de la cubierta vegetal ocasionada por el crecimiento urbano

Por Ingeniero Agrónomo Felipe Aguilar

La repoblación o restauración artificial de la cubierta vegetal ha resultado poco efectiva. Según cifras de expertos el establecimiento de esas especies es menor a un 10%. Las evaluaciones de sobrevivencia se realizan de manera poco precisa y emite cifras poco reales; ya que la evaluación de sobrevivencia se debe hacer con base en las plantas cuando han llegado a su estado adulto, y no sólo durante el año posterior a la plantación, pues cada año durante el transcurso del desarrollo del arbolito -desde plantado hasta llegar a adulto- se van perdiendo una parte de ellos. De manera tal, que de cien árboles plantados quizá sólo diez llegan a ser adultos, esa es por tanto la sobrevivencia real de árboles adultos en verdad establecidos.

Se tiene conocimiento de que en nuestra región prevalecen serias limitantes climáticas, edáficas e hidrológicas. Las lluvias se acotan a un período restringido que pocas veces se extiende más allá de junio a septiembre; la precipitación pluvial media anual es menor de 325 milímetros, con presencia de no menos de siete meses de sequía (en ocasiones la sequía dura casi todo el año).

En este sentido, los programas de desarrollo urbano deben considerar medidas de conservación, protección y fomento de la cubierta vegetal, el objetivo debe de ser lograr un desarrollo ordenado y sustentable, incluyendo al desarrollo urbano, la cultura y cuidado a la cubierta vegetal y en general al medio ambiente.

Las diferentes especies vegetales han desarrollado estrategias de regeneración natural. Está claro que para tener éxito en esta tarea el hombre debe agregar un conocimiento profundo de estos procesos.

¿Cómo hacerlo?

El crecimiento urbano avanza del centro hacia la periferia de los núcleos urbanos, afectando tierras de ejidos y propiedades rurales en las que existen macizos de vegetación arbustiva y arbórea con especies bien establecidas, con un desarrollo adulto, especies nativas, que han resistido cualquier evento ambiental y que están en una etapa en la cual se auto sustentan de manera natural en sus procesos de regeneración y reproducción, es decir, se autorreproducen. Éstas deben de ser excluidas del derribo o de la eliminación, e inducir en ellas adecuaciones y tratamientos para asumirlas como espacios verdes de interés ambiental y conservación ecológico-urbano que interrumpan el crecimiento urbano y del asfalto, una isla verde en franjas o círculos que rompan la monotonía de este crecimiento urbano que devasta lo verde. En fin, se trata de incluir en los planes de desarrollo urbano a la cultura y el cuidado de la cubierta vegetal y en general al medio ambiente.

Una vez definidas, delimitadas, estas áreas deberían tener un trato especial en los denominados planes de desarrollo urbano, dependiendo de su superficie, para conservarlas, realizando adecuaciones, creando accesos (caminos), áreas de estacionamiento, tratamiento de la vegetación natural con trabajos de espaciamiento o entresaca, podas y tratamiento fitosanitario. También funcionarían áreas protectoras o nodrizas a especies complementarias entre ellas.

Establecer infraestructura complementaria, como caminos para paseantes, instalación de mobiliario como bancas, recipientes para colecta de la basura, luminarias e instalación de señalización alusiva a la cultura ecológica (nombres de las especies, su familia origen etc.)

El proceso de urbanización ha ido evolucionando, por lo tanto se debe actualizar adecuando el marco jurídico vinculado (lo anterior aplica para la cubierta vegetal afectada) bajo un esquema de concurrencia, coordinación y concertación de las atribuciones que en el ámbito de su competencia tienen los tres niveles de gobierno y el deber de los sectores social y privado de ser corresponsables del desarrollo sustentable y amigable con la naturaleza.

En la legislación federal existe la normativa que obliga a la reposición de lo que se derriba o remueve de cubierta vegetal, en su caso los niveles de Gobierno estatal y municipal deberían tener y ejercer esos contrapesos para reponer esta destrucción que se hace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: