Aquí también

Por María de los Ángeles Ordoñez

La explicación que dan es muy parecida a lo que sucede en todas partes en este país, donde los excesos han dado lugar a situaciones no previstas o simplemente no consideradas, por pereza mental y por no querer razonar sobre las consecuencias de una acción; se habla de la irracional explotación de mantos acuíferos, sobre la falta de previsión, sobre la ausencia de una visión de futuro que permita que la comunidad que habita la ciudad viva en mejores condiciones. Aunque también se debe a que estos excesos – unos por abuso y otros por abandono- van de la mano de la ineficiencia y en no pocas ocasiones, de la incapacidad para definir un problema; en días pasados tuve la oportunidad de escuchar una entrevista en la que los autores de un libro explican esta falta de visión asociada a la flaca memoria que tenemos como sociedad, y al abandono cómplice de participación; Ricardo Becerra y Carlos Flores, son autores de un libro que lleva por título “Aquí volverá a temblar” referido a los desastres que en septiembre de 1985 y 2018 sacudieron a la ciudad de México. Si bien es cierto que los temblores no se pueden predecir, las reflexiones que se presentan en este libro tienen que ver con la temporal solidaridad de los mexicanos y la falta de protocolos para enfrentar el problema.

Sin embargo, el relato de los efectos de esos dos temblores refleja, además, una forma de gobernar a partir de la actitud del gobernante; son escenas frecuentes la presencia de éstos en los lugares donde la tragedia es más fuerte y las declaraciones clásicas de la promesa de apoyos para la reconstrucción, lo normal, poco importa si en esa ciudad vuelve a temblar; conviven edificios y normas que envejecieron al mismo tiempo, con construcciones ultramodernas desarrolladas al amparo de la vista gorda de las burocracias, poco importa que regrese la devastación y la tragedia, poco importa que la infraestructura tenga que ver con el siglo pasado.

En el temblor de 1985 el gobierno fue rebasado y la participación de la comunidad fue a tope; se organizaron como pudieron y al final del día hicieron lo que debió hacer el gobierno; en el de 2018, la misma actitud, pero en esta ocasión acompañada del airado reclamo a las autoridades y la notoria falta de orden, salvo el que los propios ciudadanos participantes establecieron sobre la marcha.

El enojo, coraje, angustia, desconsuelo, reclamo, caminaron al parejo de las promesas de apoyo, la pérdida del patrimonio construido con tanto esfuerzo, y un incierto horizonte para reconstruir viviendas y vida; esto sucedió, también, en una zona como La Laguna, donde se pensó que no volvería a llover con la intensidad y devastación como la que vimos recientemente, las imágenes de las colonias Provitec, La Hacienda y aledañas, no pueden ser más elocuentes, no sólo por lo que están sufriendo, sino por la terquedad del Gobierno municipal y estatal de mantener las mismas inercias en su actuación ; si amable lector, el texto y la experiencia relatada por Ricardo Becerra y Carlos Flores también pudo llevar este título: “Aquí volverá a llover”, y los detalles señalados, con la debida adaptación, son los mismos: falta de protocolos para enfrentar el problema, -salvo el Plan DN III-, convivencia de infraestructura del siglo pasado con un crecimiento desordenado de la ciudad, y como es agua, la solidaridad se manifiesta a través de las cadenas de vecinos para salvaguardar las pertenencias de los afectados, agua que para las autoridades, es caminar con ella hasta la cintura para que en la foto sea manifiesto el interés, también temporal, por las familias y la pérdida de su patrimonio.

Si en la ciudad de México, los diputados de su asamblea legislativa manejaron a su antojo los recursos aprobados para la reconstrucción, aparece otra vez ese eterno criterio clientelar que tanto nos ha dañado, acá en La Laguna las fotos nos dicen lo mismo, una solidaridad disfrazada por la imagen y el discurso. Los gobernantes no han entendido que la legitimidad se debe conseguir, en estos tiempos, con hechos. El 3 de agosto de 2016, se publicó en este diario una nota donde el alcalde Miguel Ángel Riquelme declara que los recursos del Impuesto Sobre Nómina, ISN, “irán para drenaje pluvial; el 12 de septiembre pasado y junto con algunos organismos empresariales, el hoy secretario de Infraestructura del gobierno del estado, Gerardo Berlanga, declara en este mismo diario, el pasado 12 de septiembre que el drenaje pluvial no es necesario, pero si el drenaje sanitario.

El caso es que visión de futuro no se ha tenido. Amable lector ¿no le parece que ya va siendo hora de plantarnos frente a la autoridad y exigirle que nos presente esa necesaria visión de futuro reflejada en un plan coherente, integral, que nos permita saber qué es lo que van a hacer con nuestros impuestos? Los parques industriales del oriente de la ciudad han sufrido la ineficiencia, la rapacidad derivada del acaparamiento de tierras, la pésima calidad de trabajos de infraestructura, y los habitantes todos, las consecuencias de esa falta de visión y acciones de futuro tan necesarios. En PC 29 mantenemos el interés por darle seguimiento a las acciones del gobierno con el propósito de aportar nuestro granito de arena para tener un buen gobierno, acércate, te decimos como te puedes involucrar. Ya va siendo hora de exigir un gobierno funcional con una visión de Estado donde el interés sea construir un futuro, no preservar el pasado.

En el Cajón

Reitero la exigencia al alcalde Jorge Zermeño de dar a conocer a la comunidad de Torreón en qué condiciones la administración de la ciudad de Torreón, el Sistema Municipal de Agua Potable y Saneamiento, las cifras de la Deuda Pública toda. Va por enésima vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: