El valor del voto

POR: PC29

Hay muchas maneras de determinar el valor de un voto, una de ellas es cuánto nos cuesta a los mexicanos cada uno de los votos emitidos en el correspondiente proceso electoral, y es muy fácil, sólo se requiere saber cuánto se han asignado los políticos por medio de sus partidos y sus diputados, por ejemplo, en elecciones federales divida los once o doce mil millones de pesos que estos políticos se dan de nuestros impuestos, entre el número de votos totales, válidos o nulos y eso es lo que nos cuesta cada voto.

Aquí vale la pena un paréntesis para enfatizar algo, los políticos por medio de sus partidos y sus diputados -no nuestros conste- se gastan lo que nosotros contribuimos con nuestros impuestos, pues todos los pagamos no sólo las empresas o negocios, sino también usted que compra un pan, un refresco, agua, gasolina su ropa, zapatos, etc, etc , los políticos por medio de su partidocracia hacen lo que les da la gana con nuestros impuestos, ya no digamos su enriquecimiento ilícito, derroche, corrupción, impunidad y demás.

Otra forma de medir el valor del voto es saber cuánto cuesta una cachucha, un lonche, una despensa, un tinaco, etc. ya que por medio de la compra, aprovechando la pobreza e ignorancia de la gente, los políticos y sus partidos compran ese voto -que por cierto está tipificado como delito- para su bienestar no para el nuestro, por tres, cuatro o seis años.

Pero el verdadero valor del voto para nosotros los ciudadanos, es el que damos a los políticos para que lleguen a ocupar un puesto público, pues debemos tener conciencia, que el presidente de la República, los senadores, los diputados -federales y estatales,- presidentes municipales, regidores, etc., están en donde están, gracias a nuestro voto. Si lo pensamos un poco nos daremos cuenta del gran poder que como ciudadanos tenemos, pues sólo con nuestro voto los políticos pueden ser electos.

Y aquí viene otro problema, le han hecho creer a las personas, que nosotros no contamos, que seguimos siendo súbditos para callar y obedecer, y repetimos como un eco ¿para qué votar? todos son iguales, no nos toman en cuenta y uno que otro que dice tener conciencia cívica piensa: Mejor anulo mi voto para que vean que protesto y caen en el juego y la trampa que los políticos y sus partidos nos tienden.

Aquí queda bien parafrasear “un voto es una gota, pero juntos formamos un tsunami” y si nos quejamos de que todos los que llegan a un puesto público son una bola de ladrones, también se puede mencionar lo que una AC está difundiendo por medio de volantes: “No es la política la que hace a un candidato convertirse en ladrón, es tu voto el que hace a un ladrón convertirse en político”.

Recuerda que el voto es personal, libre y secreto y nadie puede exigirte u obligarte a que votes por algún candidato o partido, este tipo de acciones son delitos electorales, puedes denunciarlos si eres presionado o sabes de estos delitos.

Acepta todo lo que te ofrezcan: Despensas, cachuchas, playeras, tinacos, material para construcción, desayunos, comidas, etc, pues recuerda que los candidatos y sus partidos, no nos regalan nada, ya que son con los impuestos tuyos y de todos con los que están pagando todo eso, pues el gobierno de los que nos cobra, entrega a los partidos muchos millones de pesos para realizar sus campañas políticas y otros van a dar a los bolsillos de los dueños de las franquicias llamadas partidos políticos.

Debemos exigir que quien pretenda ser electo para un puesto público debe someterse a todo tipo de exámenes para comprobar su solvencia moral, honestidad, salud física y psicológica, no antecedentes penales, declaración pública patrimonial.-No a los compadrazgos, amiguismo y puestos a familiares.

Después de que con nuestros votos lleguen a ocupar una curul, debemos vigilar que cumplan con el trabajo para el cual fueron electos, vigilar y hacerles un marcaje personal adoptando un diputado para ejercer nuestro derecho a la información y exigirle que nos rinda cuentas de manera transparente de todas las decisiones que tome y cumpla adecuadamente con la responsabilidad que le conferimos.

Debemos razonar nuestro voto y no permitir que unos cuantos decidan por nosotros, hagamos que nuestro voto sí valga!
Por lo tanto invitamos a la ciudadanía en general a participar: Como funcionario de casilla, como representante de partido, como observador electoral, pero sobre todo con tu voto.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA 29 LAGUNA, A.C.

Texto publicado en El Siglo de Torreón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: